Archivo de la etiqueta: MARROQUÍ

Quebrantahuesos en el Alto Atlas Marroquí

Era la tercera vez que nos acercábamos hasta el refugio del Toubkal para realizar su ascensión, pero lo que nos encontramos esta vez como bien venida, además del imprescindible té moruno, fué todo un regalo a los ojos. Justo en las paredes enfrente del refugio volaba un Quebrantahuesos. Era inconfundible aún sin prismáticos, al salir de Madrid dudé sobre llevarlos en la mochila o no, esta vez era un viaje totalmente deportivo asique al final decidí que no tendría mucho tiempo de estar buscando pajaritos y finalmente no viajaron a Marruecos.

La verdad que no hacían falta, el Quebrantahuesos nos dió oportunidad de reconocerlo y disfrutar de su vuelo durante varios minutos. 

 

quebran2

 

 

Incluso se posó en alguna ocasión en los resaltes más bajos de las laderas verticales que teníamos ante nosotros.

 

quebran3

 

Quedamos fascinados con el encuentro, aunque no sería el único, dos días después en nuestra ascensión al Ras y Timesguida, en el momento en que los más avanzados llegaban al collado del Ras, Alvaro gritó: El Quebrantahuesos!!! Miré rápido hacia todas partes y tuve la suerte de ver como con vuelo decidido se alejaba cruzando el valle hacia el Toubkal que hoy veíamos hacia el Este. Otro ejemplas salió en dirección opuesta hacia el Oeste, no pude verlo porque todavía no había culminado el collado, la emoción la compartimos todos aunque solo algunos llegaron a ver a la pareja.

 

quebran1

 

Os cuento todo esto porque hasta este año había pensado que encontrarme con una pareja de Quebrantahuesos en Marruecos y de una manera tan cercana era difícil. Habíamos visto otra pareja en 2011 en la zona de MGoun y lo anoté en mi memoria como una casualidad excepcional. En aquella ocasión los guardas del refugio nos comentaron que sólo había una pareja por allí, con lo que habíamos tenido suerte.

 

El Quebrantahuesos había llegado casi a su desaparición en Áfria, es a partir de 2007 cuando empiezan a realizarse proyectos para su conservación. Hasta entonces no se conocía prácticamente nada sobre la población ni situación de estas aves en todo el continente africano, mientras que en Europa ya se habían realizado varias acciones para su protección y recuperación.

 

Por la experiencia que tuvimos este año, podríamos pensar que los esfuerzos que se están llevando a cabo en el Norte de Africa para recuperar esta especie, está teniendo resultado. Esperemos que las grandes montañas del continente africano vuelvan a estar ocupadas por el imponente Gypaetus Barbatus.